Luis Fernández-Galiano

Colectivos ¿oportunidad real o ficción deseada?

Colectivos de arquitectura españoles - Fuente: Arquitectura Viva nº 145

Hace un par de das leía el artículo de Josep M. Montaner en El País llamado "Colectivos de arquitectos" y sentí una especie de dejà vú al venirme a la mente casi las mismas reflexiones que tuve acerca del fenómeno de los colectivos tras leer el número monográfico de Arquitectura Viva nº 145 y que tanto revuelo levantó en su día (especialmente tras el desafortunado editorial de Luis Fernández-Galiano que abre el monográfico) 1. Aunque en ambos me invadió una enorme alegría por ver que desde medios oficiales y desde personalidades de relevancia se abordaba el tema de los colectivos en arquitectura, la curiosidad inicial se transformó en profunda decepción al leer ambos textos "institucionales".

Vaya por delante que celebro que se les dé notoriedad a los colectivos. Aunque el fenómeno de los colectivos no me es ajeno, no me considero para nada un experto en la materia, y creo que su labor es muy interesante, sobretodo por el tipo de trabajos que suelen realizar. Resulta reseñable el hecho de que en la mayoría de casos, la arquitectura sale de los muros de lo convencional, de su reclusión y discurso endogámico para hibridarse con otras áreas, y sobretodo, para tratar de acercarse a la sociedad, algo que se ha perdido en los últimos años.  Es interesante ver cómo se exploran otras formas organizativas y jerárquicas aconvencionales.

Reflexiones en torno a una red bien entendida, no intermediada, honesta y participativa

Temas:

Pistas para entender la revolución digital I
por Carlos Cámara

Son pocos los que hoy se cuestionan la conveniencia de aparecer en Internet. Más allá de los medios no oficiales pioneros en el uso de estas herramientas, empresas o estudios de arquitectura, que hace tiempo asumieron la presencia en Internet como una necesidad, las instituciones o los eventos oficiales toman el testigo para difundir sus actividades por esta vía. Eso lo han entendido bien la X Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo o el reciente Congreso de Arquitectos, convocado por el CSCAE, cuyas webs van más allá de proporcionar información oficial o  el clásico formulario de contacto y además recogen todo tipo de comunicaciones y testimonios, ampliando de este modo el eco que tuviesen los eventos en su día. Sin embargo, a pesar de lo anteriormente comentado, no es menos cierto que no solo no existe consenso en cuanto al papel que deben jugar estos nuevos medios, sino que existe un temor generalizado acerca de cual debe de ser su relación con los ya conocidos (y dominados) medios tradicionales. Los ejemplos más recientes los tenemos en las declaraciones de Iñaki Ábalos para el congreso de arquitectos, en las que pone en duda el modelo de la crítica de las revistas pero especialmente el de los blogs, el reciente número de Arquitectura Viva titulado "Banda ancha" cuyo editorial de Luis Fernández-Galiano empieza con un elocuente "No puedo fingir familiaridad con la revolución digital" o el temor manifestado (a veces tácitamente) por la mayoría de los representantes de los medios escritos presentes en el I Campus de Ultzama hace unas semanas.

Son conocidas, y no exentas de cierto fundamento, las críticas que se vierten desde determinados sectores hacia el hiperdesarrollado hermano pequeño de los medios informativos tales como que "cualquiera puede escribir cualquier cosa" o que "Internet fomenta el anonimato y la descalificación"

¿Expo? Zaragoza 2008

El fin de semana pasado estuve visitando, con el equipo Scalae, la Expo Zaragoza 2008. Tenía mucha ilusión por asistir a una Exposición Internacional por primera vez y ver las obras de Patxi Mangado, Nieto y Sobejano, Enrique de Teresa, Alday y Jover o, por qué no decirlo, Zaha Hadid. El hilo conductor del agua también me interesaba mucho, debido a su trascendencia y a su actualidad eterna. Las referencias y la predisposición eran las mejores, pero no fue suficiente para no decepcionarme con lo que vi. Lo que más me dolió fue su ausencia total de contenidos, la banalización de situaciones reales ciertamente problemáticas y la mezcla y confusión de conceptos.

Suscribirse a Luis Fernández-Galiano